10 Oct

Cinco consejos para redactar en Internet

Si tienes un negocio de venta online es importante que tu web siempre esté actualizada y que incorpore contenido novedoso. Pero, ¿sabes cómo tienes que redactarlo?

A diferencia del lector de periódicos y revistas en papel, la persona que visita Internet necesita obtener información clara y concisa. Así que la regla principal es que te olvides de hacer una redacción demasiado extensa. Lo que importa en la red es ir al grano y dejarse de superficialidades o de datos que no aportan nada a la idea original.

macbook-pro-338619_640

 

Dicho esto, cuando redactamos para un portal de Internet tenemos que:

– Ser originales: ¿Verdad que queremos atraer lectores y tráfico a nuestro site? Pues para ello tenemos que ofrecer un contenido que realmente merezca la pena y sobre todo que cautive desde la primera línea. El usuario que entra en una página web está muy pocos segundos a menos que vea o lea algo que le llame especialmente la atención. Por tanto, sé original. ¿De qué manera? Hay muchas técnicas: desde apelar al lector con una pregunta hasta empezar por un dato curioso, fascinante y único.

– Organizar las ideas: No seas caótico. En este caso hay que aplicar una regla fundamental de redacción: empezar por lo más importante y acabar por los datos más superfluos. Imagínate que tu redacción es como una pirámide invertida. Al principio irá todo lo realmente interesante y, a medida que avances, introducirás el resto de información secundaria.

– Estructurar el contenido: Está muy relacionado con el punto anterior. Cada una de las ideas que desarrolles, encabézala con un pequeño titular de dos o tres palabras. Es lo que se conoce como ladillo en el argot periodístico y no es más que una manera de romper con la monotonía de un mancha de texto y permitirle al lector que lea aquellos apartados que más le pueden interesar.

– Pensar en tu público: Es fundamental que sepas el target al que te diriges. No es lo mismo escribir para adolescentes que para adultos así que es importante adaptar el lenguaje. Piensa en como se expresa tu público y cliente potencial y entonces incorpora la misma jerga. No se trata de que utilices el mismo vocabulario, pero sí que pongas giros que les puedan resultar familiares.

– Apelar al lector: En Internet hay que involucrar al lector desde el primer momento y para ello hay que interpelarlo. Háblale de tú a tú para que se identifique al máximo con lo que le estás diciendo. En Internet hay que personalizar los escritos y dirigirlos a ese público que visitará nuestra web.

Ahora ya tienes unas reglas básicas para empezar a redactar para Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *